EthiFinance Ratings afirma el rating “A-” al Ayuntamiento de Barcelona

EthiFinance Ratings ha afirmado su calificación en A- con tendencia Estable al Ayuntamiento de Barcelona tomando en cuenta la elevada dependencia de los recursos procedentes de la Administración Central y la situación social de la ciudad, que presenta tasas de desempleo más bajas y niveles de PIB per cápita por encima de la media nacional. Además, hace referencia a nuevos retos para la economía, como la vulnerabilidad de la región frente a la escasez hídrica y el aumento del coste de vida.

En 2023, la ciudad ha mantenido un buen ritmo de crecimiento económico. Sin embargo, su crecimiento fue ligeramente inferior al promedio nacional durante el año. Asimismo, proyectamos un crecimiento del PIB municipal en torno al 2,3% en 2023 para Barcelona, ligeramente por debajo del 2,5% nacional. Además, se espera un crecimiento económico del 2,4% y 1,8% para este y el próximo ejercicio, superando las expectativas de EthiFinance Ratings para España (1,9% y 2%), impulsado por el dinamismo del mercado laboral y el sector turístico.

En cuanto al bloque social, el municipio de Barcelona se posiciona en el rango alto de la calificación de EthiFinance debido a sus niveles de PIB per cápita sustancialmente por encima de la media nacional y una tasa de desempleo del 6,1% en el último trimestre de 2023, la más baja desde 2007. No obstante, la agencia crediticia advierte de elementos negativos como la dualidad del mercado de trabajo, además de la elevada tasa de paro juvenil y de dependencia.

En lo que respecta a las finanzas públicas, EthiFinance Ratings subraya la sólida posición fiscal y de liquidez del Ayuntamiento, en línea con los últimos años, y que se ha reafirmado con los resultados de la liquidación del ejercicio 2023, con un resultado presupuestario más favorable de lo inicialmente previsto. El municipio mantiene un nivel de ahorro bruto positivo y se espera que continúe esta tendencia hacia la contención del gasto operativo.

Por otra parte, la propuesta de presupuestos para 2024 mantiene las líneas de prudencia que el consistorio viene mostrando, pero los gastos están aumentando, mientras que los ingresos por capital muestran una contracción del 58,7% respecto al 2023, sobre todo por el cese de transferencias como las de los Fondos NGEU. A pesar de ello, no existen riesgos materiales a corto plazo. La deuda pública sigue aumentando, aunque se mantiene por debajo del límite propio del 60%. También los plazos de pago a proveedores son muy bajos.

Institucionalmente la incertidumbre ha sido elevada, dado que el Gobierno carece del respaldo suficiente para hacer frente a la aprobación de los presupuestos de 2024. Esto ha supuesto la tramitación de los presupuestos a través de una vía extraordinaria que implica el sometimiento del actual alcalde a una cuestión de confianza. Por lo tanto, se pone en evidencia que la alta fragmentación parlamentaria del consistorio complica la implementación de medidas y la previsibilidad política, aspectos que evaluamos negativamente desde EthiFinance Ratings.

Por último, el ámbito medioambiental y social del Ayuntamiento de Barcelona muestra avances, aunque se enfrenta a retos significativos. El Ayuntamiento ha promovido iniciativas significativas como el Compromiso ciudadano por la sostenibilidad 2012-2022, el Barcelona Green Deal y el Plan de sostenibilidad turística. No obstante, Barcelona afronta desafíos significativos como la histórica sequía que ha impactado a Cataluña y que ha evidenciado la necesidad de una gestión sostenible de los recursos naturales y la colaboración sectorial.

Documents

Get in Touch